Navegando artículos en "Comentarios"

“Hay tanto que Aprender”

17.02.2016   //   por Dairo Rubio   //   Comentarios  //  Ninguna Respuesta

Dueña_del_SOLEn España Ángeles Durán acudió al notario para que este generara un pedido legal que la convierte en dueña del Sol. En el acta de manifestación levantada se lee: “Soy propietaria del sol, estrella de tipo espectral G2, que se encuentra en el centro del sistema solar, situada a una distancia media de la Tierra de aproximadamente 149.600.000 kilómetros”.

El documento determina que “la adquisición de la propiedad referida constituye una aprehensión electromagnética y radiactiva, al no existir ni conocerse en muchos miles de años propietario alguno hasta la fecha“, y que Ángeles Durán es declarada “dueña por usucapión, habiendo hecho de la propiedad del Sol de buena fe, de forma pacífica e ininterrumpidamente durante más de 31 años“.    Continúa… >>

“El Cielo empieza en la Tierra”

11.02.2016   //   por Dairo Rubio   //   Comentarios  //  Ninguna Respuesta

Hace unos cuantos años, un joven voluntario que viajó a Africa con un grupo de ayuda humanitaria contaba sus experiencias, pero por sobre todo resaltó una:

“Lo que sí teníamos claro era nuestra intención de darnos totalmente a los demás. Sin embargo,  recibiríamos mucho más de lo que logramos dar: tuvimos la suerte de entrar en contacto con el Tercer Mundo, a través de un alojamiento para niños moribundos atendido por cristianos en Nairobi.

Un día, todos entramos en aquella casucha, sin muebles, con poca luz. Contrastaban las hamacas llenas de niños enfermos y lloriqueando con los limpísimos trajes de los doctores y voluntarios que ayudaban… Yo me quedé bloqueado, en mitad de la habitación. Nunca había visto nada así. Mis compañeros universitarios se esparcieron por las estancias que requerían su asistencia.

Alguien me preguntó en inglés:
– ¿Has venido a mirar o quieres ayudar?. Sorprendido por tan directa pregunta y en estado de sopor, balbuceé: –¨A ayudar¨…     Continúa… >>

“Entrega por los demás”

21.12.2015   //   por Dairo Rubio   //   Comentarios  //  Ninguna Respuesta

bici para niñaLa niña Riley Christensen, de diez años, y su madre, Lynn, estaban frente a la computadora, buscando modelos y precios de bicicletas para el cumpleaños de papá.

Mientras recorrían páginas, la web de una tienda en su pueblo de St. Charles, Illinois, Estados Unidos, les llamó la atención…  Un video allí explicaba cómo Hal Honeyman, copropietario de la tienda, había creado una organización que fabricaba bicicletas diseñadas especialmente para personas con capacidades especiales.

Mostraba los rostros felices de aquellos que ahora las montaban: víctimas de accidentes, veteranos de guerra heridos y niños con discapacidades.

-“Voy a comprar una bicicleta para uno de esos niños“, le dijo Riley a su madre. Inmediatamente, la niña hizo una carta pidiendo donaciones para su nuevo propósito.

Lynn quedó impresionada por el esfuerzo de su hija, pero las dudas no tardaron en surgir. Solo una de estas bicicletas especiales podría costar hasta cuatro mil dólares. Quizás nunca su hija podría recaudar tanto dinero. Sin embargo, envio su carta a 75 parientes y amigos. Tres días después, comenzaron a llegar cheques y dinero en efectivo.

A medida que se acercaba la Navidad, las donaciones seguian llegando. Finalmente, la entusiasta niña recaudó más de doce mil dólares, cantidad suficiente como para comprar siete bicicletas.     Continúa… >>

“Paz en el Campo del Rugido”

02.12.2015   //   por Dairo Rubio   //   Comentarios  //  Ninguna Respuesta

Gold Diggers 0056He tomado esta reflexión de uno de los escritos de Ron Hutchcraft, conferencista y comunicador estadounidense en dónde él cuenta sobre una historia del viejo oeste acerca un pueblo llamado El Campo del Rugido y la aplica al milagro de la Navidad.  

El Campo del Rugido probablemente fue la ciudad que menos cumplía con la ley en el Viejo Oeste. Era un pueblo minero. Sin  jefe de policía, sin alguaciles, un lugar muy difícil para sobrevivir, así que cada hombre era una especie de ley en sí mismo. Era como un pueblo con 24 horas, de estruendo, sacudones, gritos y disparos durante toda la noche. Había asesinatos, robo y asaltos que nunca fueron castigados. Simplemente era un lugar salvaje para vivir.

Muy pocas mujeres podían sobrevivir allí. Solo una llamada Ole Sal que era algo así como la mujer de todos, quien tuvo un bebé, pero ella murió durante el parto. Entonces en esa vieja y mugrienta ciudad a los mineros les quedó la responsabilidad de criar un bebé. Ellos se lo llevaron a una de las cabañas, lo pusieron en una pequeña caja que forraron con ropa aceitosa.   Continúa… >>

Pages:«123456789...35»

Comentarios

Únete a la transformación de la familia con tu aporte:

Ingresa tus datos para recibir El Comentario de Hoy en tu buzón