“Crecer sin envidia”

Jan 7, 2013   //   by Dairo Rubio   //   Comentarios  //  No Comments

Planta en cuerdas“Una leyenda antigua cuenta que un rey, mientras e paseaba por su jardín, observó que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo. El soberano muy preocupado averiguó por qué estaba sucediendo esto: El Roble le dijo que se moría porque no podía ser tan alto como el Pino. Volviéndose al Pino, lo halló caído porque no podía dar uvas como la Vid. Y la Vid se moría porque no podía florecer como la Rosa. En cambio, la Rosa lloraba porque no podía ser tan alta y sólida como el Roble.

El rey siguió su paseo por los jardines, y entonces encontró una planta que tenía otro semblante, era una fresia, que florecía fresca como nunca. Se detuvo entonces, y preguntó: ¿Cómo es que tú creces saludable en medio de este jardín sombrío? “No lo sé. Quizás sea porque siempre supuse que cuando me plantaste, querías fresias. Si hubieras querido un Roble o una Rosa, los habrías plantado. Y en aquel momento me dije: “Intentaré ser Fresia de la mejor manera que pueda”.

Ahora es tu turno. Estás aquí para contribuir con tu fragancia. Simplemente mírate a ti mismo. No hay posibilidad de que seas otra persona. Puedes disfrutarlo y florecer regado con el amor que Dios ha puesto en ti, o puedes marchitarte en tu propio egoísmo y pretensiones ajenas.

Conocerte bien, aceptarte como eres, crecer en autoestima. Dejar la envidia queriendo ser otro u otra. Reconocer a Dios como tu Padre y Creador. Debes convencerte que eres hijo del Altísimo, y  que El en todo momento quiere ayudarte a reaccionar y ser como la Fresia de ésta historia.

Necesitamos aprender a crecer al lado de los demás sin esperar aplausos o reconocimientos. Debemos hacer nuestra tarea mientras vivamos, sin fijarnos si los otros la hacen o no.

Por favor, permite que otros crezcan a tu lado, sin complejos y sin egoísmos, y alégrate de que ellos puedan hacer también su tarea.

*”Tengo tres perros peligrosos: la ingratitud, la soberbia y la envidia. Cuando muerden dejan una herida profunda”. (Martin Lutero).

*”La peor esclavitud es estar sometido a la opinión ajena”. (Schopenhauer)

*”La envidia y los celos no son vicios ni virtudes, sino penas”. (Jeremy Bentham).
facebook-logo1

¿Qué opinas?

Únete a la transformación de la familia con tu aporte:

Ingresa tus datos para recibir El Comentario de Hoy en tu buzón