Comentarios

“El perdón completo”

Napoleon editadoSe cuenta que el conde de Polignac debía muchos favores al emperador  Napoleón, y sin embargo le traicionó. Bonaparte ordenó su arresto, teniendo como base de prueba una carta en la cual el conde firmaba un complot político.

La esposa de Polignac solicitó una audiencia al Emperador en la cual procuró defender a su marido, como inocente. –¿Conoce la firma de su marido? – preguntó el emperador… Y sacó la carta de su bolsillo, la puso ante los ojos da la señora, quién al verla palideció, y cayó desmayada.

Compadecido Napoleón y obrando de acuerdo con sus generosos rasgos, tan pronto como la señora volvió en sí, le enseño el escrito diciendo: -“Tomadla, es la única evidencia legal que existe contra vuestro marido. Hay un fuego aquí a lado….”. La señora tomó con ansia aquella prueba de culpabilidad y la puso en las llamas. La vida de Polignac y su honor estaban a salvo, fuera del alcance de la misma justicia imperial.

El perdón es una acción y una decisión. Llega a cubrir multitud de faltas y equivocaciones. El perdón nos libra de la propia muerte, o por el contrario nos condena, si es que no acudimos a él.   

Si ofensores y ofendidos nos pusiéramos a dialogar, con calma, con sinceridad, dejando de lado los resentimientos, nuestro mundo se convertiría en algo maravilloso para todos.

El autor William Fergus Martin en su libro “Cuatro pasos para el Perdón”, dice: Tú te beneficias enormemente cuando decides perdonar y lo mismo ocurre con todos a tu alrededor.

Ya sea que necesites perdonar a los demás, o tengas la necesidad de perdonarte a ti mismo, al hacerlo te liberas del pasado y te permite cumplir con tu verdadero potencial. El perdón permite liberarte de actitudes limitantes para que puedas aplicarlas a una vida mejor. Y como en la ilustración de hoy, eso mismo es lo que Dios ha declarado hacer con nuestras faltas cuando las confesamos de corazón, Él ha dicho que “las echará en lo profundo del mar”, las alejará tal como está el Oriente del Occidente.Acaso, ¿tienes en tu corazón cosas que no has perdonado? ¿O algo por lo que no has pedido perdón? Recuerda que el perdón nos libera.

*”A perdonar sólo se aprende en la vida cuando a nuestra vez hemos necesitado que nos perdonen mucho”. (Jacinto BenaventeDramaturgo español).

*”Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo”. (Epistola del apóstol Pablo a los Efesios).

Enseñemos a perdonar; pero enseñemos también a no ofender. Sería más eficiente.

Leave a Reply