“Las tres peticiones”

Jun 11, 2014   //   by Dairo Rubio   //   Comentarios  //  No Comments
eTERNOCuando estaba ya a punto de morir, un hombre muy rico llamó a los suyos y les hizo estas tres peticiones:
1) Que su ataúd fuese cargado por los mejores médicos de la época.
2) Que los tesoros que tenia, fueran esparcidos por el camino hasta su tumba.
3) Que sus manos quedaran en el aire fuera del ataúd a la vista de todos.
Los familiares y el notario se miraron unos a otros muy asombrados, hasta que uno se atrevió a preguntar: -“Y qué razones tienes para solicitar esto?”.El moribundo haciendo un esfuerzo dijo:
-“Primero, quiero que los más eminentes médicos carguen mi ataúd, para demostrar que ellos NO tienen ante la muerte el poder de curar”.
Segundo, deseo que el suelo sea cubierto por mis tesoros, para que todos puedan ver que los bienes materiales aquí conquistados, aquí igual se quedan, no los puedo llevar.
-Y tercero, quiero que mis manos queden descubiertas fuera del ataúd, para que las personas puedan ver que vinimos con las manos vacías, y así mismo con las manos vacías partimos, al morir nada material te llevas”.

Como personas, venimos a este mundo, vamos creciendo, luego decrecemos, y un día… partimos de nuevo. La mayor razón del existir sobre esta tierra, es llegar a encontrar la razón por la que estamos aquí.No estás por accidente… No todo acaba solo con la muerte. No nos llevamos nada físico o material, pero como tenemos además del cuerpo, alma y espíritu, debemos acumular tesoros espirituales.
Nuestro cuerpo comienza a morir desde que salimos del vientre de nuestra madre, y no hay nada que pueda detener el dar un día el paso a la muerte, por eso debemos saber para qué estamos aquí.

El patriarca Job, dijo: “Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo regresaré a la eternidad”.

El poeta español Antonio Machado escribió: “La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos”.

Y Jesús sentencia: “Acumulen tesoros en la eternidad, donde éstos no se oxidan ni deterioran”.

¿Qué es lo que te mueve cada día? ¿En qué inviertes tu vida? ¿Estás ahorrando riquezas espirituales?

Trae el hombre reclusa en el alma una eternidad, y algo puede aprender el hombre en esta eternidad con respecto a la esencia de su misma alma.
 ¡Encuéntranos en Facebook!

¿Qué opinas?

Únete a la transformación de la familia con tu aporte:

Ingresa tus datos para recibir El Comentario de Hoy en tu buzón