“Real historia de Navidad”

Dec 24, 2013   //   by Dairo Rubio   //   Comentarios  //  No Comments

Pesebre Belen

Narra el evangelista Lucas: También José, que era descendiente del rey David, subió de Nazaret, ciudad de Galilea, a Judea. Fue a Belén, la ciudad de David,  para inscribirse junto con María su esposa. Ella se encontraba encinta y, mientras estaban allí, se le cumplió el tiempo. Así que dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en la posada.

En esa misma región había unos pastores que pasaban la noche en el campo, turnándose para cuidar sus rebaños. Sucedió que un ángel del Señor se les apareció. La gloria del Señor los envolvió en su luz, y se llenaron de temor. Pero el ángel les dijo:

“No tengan miedo. Miren que les traigo buenas noticias que serán motivo de mucha alegría para todo el pueblo. Hoy les ha nacido en la ciudad de David un Salvador, que es Cristo el Señor. Esto les servirá de señal: Encontrarán a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.” De repente apareció una multitud de ángeles del cielo, que alababan a Dios y decían: “Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los que gozan de su buena voluntad.”

Cuando los ángeles se fueron al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: “Vamos a Belén, a ver esto que ha pasado y que el Señor nos ha dado a conocer.” Así que fueron de prisa y encontraron a María y a José, y al niño que estaba acostado en el pesebre. Cuando vieron al niño, contaron lo que les habían dicho acerca de él, y cuantos lo oyeron se asombraron de lo que los pastores decían. María, por su parte, guardaba todas estas cosas en su corazón y meditaba acerca de ellas. Los pastores regresaron glorificando y alabando a Dios por lo que habían visto y oído, pues todo sucedió tal como se les había dicho.”  

Todos en nuestro mundo occidental, nos vinculamos de algún modo a la celebración de la Navidad; seamos creyentes o  no, todos nos acordamos de la historia de Navidad y prácticamente en cada hogar, cada institución y cada templo, así como por las calles y lugares de la ciudad, hay símbolos de esta época especial.
La Navidad nos transforma. Luces, canticos, conciertos, regalos, comidas especiales, felicitaciones y deseos de paz, son algunos símbolos. En muchos hogares, la familia se une para sacar los adornos y recordatorios navideños e instalarlos juntos; y el día de Navidad cantar juntos los villancicos y compartir con amor.

La Navidad no es un cuento de fantasía, es Dios que en amor baja al encuentro del hombre que andababa desesperado sin paz. Desde la primera Navidad, los corazones se han sensibilizado, los tacaños y egoístas se han cambiado en generosos y amistosos.

Qué esta Navidad nos sirva para extender mensajes de paz y fraternidad en todo el mundo y para dar esperanza a todos. Olvidemos rencores, perdonemos a todos y vivamos en completa paz. Porque es Navidad. ¡Feliz Navidad!

!Feliz Navidad les desea Motivación a la Familia!
 

¡Encuéntranos en Facebook!

¿Qué opinas?

Únete a la transformación de la familia con tu aporte:

Ingresa tus datos para recibir El Comentario de Hoy en tu buzón