“Viboras en el Sepulcro”

Nov 27, 2012   //   by Dairo Rubio   //   Comentarios  //  1 Comment

“En cierta ciudad de los Estados Unidos vivió hace tiempo un hombre rico, llamado Zet Pedil, quien no creía en la existencia de Dios; se burlaba de los que creían en Dios, con tal vehemencia lo hacía y con un vocabulario tan soez que cuando los creyentes lo veían, temblaban de terror. Un día, este ateo dijo delante de muchos testigos: “Si Dios existe y es verdad lo que dice la Biblia, que mi cuerpo habite entre víboras cuando yo esté en el sepulcro.”

No mucho después, en 1908, murió a la edad de 82 años, y cuando bajaban su cadáver al sepulcro, había en él una enorme víbora. Después de esto siempre se han encontrado víboras alrededor del sepulcro. El sepulturero una vez mató cuatro víboras en esta tumba, mientras que en otras no se encuentra ninguna serpiente. Alguien más comentó que mientras más víboras matan, más abundan.

Este hecho, raro y notable, a la vez que verdadero, se ha esparcido por medio de los periódicos, acompañado de  fotografías.  Esto ha llevado a que muchos hombres juiciosos e inteligentes se convenzan de su error; pero otros muchos, desgraciadamente, han seguido en su pecado.”
Dios escuchó el dicho del incrédulo e hizo que su cuerpo habitara entre víboras. Cuánta razón tenía el Apóstol Pablo cuando dijo: “No se engañen, Dios no puede ser burlado, todo lo que el hombre sembrare, eso mismo cosechará”.

Es fácil abrir los labios neciamente para pronunciar maldiciones sobre nosotros y sobre los demás, sin pensar en que las palabras que salen de nuestros labios tienen poder, cierta energía.

Cuantos padres han lanzados maldiciones a sus hijos o viceversa. Esposos a sus cónyuges… ¿Qué tal, si cambiamos nuestro vocabulario por uno que bendiga en lugar de maldecir? Para bendecir mi día, mi familia, mis amigos, mis compañeros de trabajo y apartarme de aquellas tendencias a hablar cosas de las cuales tendré que arrepentirme más tarde.

*”Cuida tus palabras; que ellas no levanten un muro entre ti y los que contigo viven. (Tales).

*“Mis labios no hablarán iniquidad ni mi lengua pronunciará mentira!”.  (Patriarca Job).

*“Guarda tu lengua del mal y tus labios de hablar engaño”. (Libro de los Salmos)

¡Encuéntranos en Facebook!

 

 

1 Comment

  • Yo se que Dios existe. Dudo del hombre pórque ésta historia està publicada por various y nadie da siudad exacta de hechos ni datos confirmativos de que existio tal persona. Hice indagas en ingles con ese nomre para saber vien quien fue el y como vivio, y no sale nada. Mi objetivo es comprender porque fue ateo. Seguros que es ese el nombre? Acaso es in mito para convencer a la gente que Dios existe?

¿Qué opinas?

Únete a la transformación de la familia con tu aporte:

Ingresa tus datos para recibir El Comentario de Hoy en tu buzón